Asesinan en Italia a una chica paquistaní de 18 años por no casarse con un primo

Saman y una foto de la búsqueda. Twitter

Saman Abbas, una chica paquistaní de 18 años, ha sido asesinada por su familia en Italia tras rechazar unirse en matrimonio con un pariente.

La joven está desaparecida, pero las autoridades italianas que la buscan con perros y aparatos electrónicos están convencidos de que fue asesinada por sus familiares. La búsqueda está siendo realizada en un gran campo agrícola detrás de su casa.

La razón del crimen es que Saman no quería vivir su vida según los cánones de la religión de su familia, por lo que se negó a aceptar un matrimonio que le habían concertado sus padres en Paquistán con uno de sus primos.

Los hechos tuvieron lugar en Novellara, en la región de Emilia Romana, en el centro de Italia, donde el padre de la chica, Shabbar, de 43 años, llevaba 15 años trabajando.

Saman fue traída cuando era pequeña a Italia y se adaptó rápidamente. Su familia la forzó a vestirse completamente de negro y cubierta de la cabeza a los pies, y luego a abandonar la escuela.

La joven pidió a sus vecinos que hablaran con sus padres para que la dejaran estudiar. A los 17 años, tras una de las recurrentes peleas con sus padres porque querían devolverla a Paquistán, denunció lo que estaba ocurriendo al servicio social del municipio, que la envió a una casa protegida.

Cuando cumplió 18 años regresó a su casa para coger sus documentos e irse definitivamente. La noche del 30 de abril, volvió a pelear con su familia.

Unos días más tarde, cuando los carabineros recibieron la denuncia del municipio por la ausencia de Saman, se presentaron en la casa, pero la encontraron vacía. Los padres habían vuelto de improviso a Paquistán. No había indicios del paradero de la joven.

La investigación arrojó resultados rápidamente, ya que una cámara externa de la empresa agrícola había captado un hecho de lo más macabro.

En las imágenes se veía a tres parientes de la joven, entre ellas un tío, yendo hacia los campos detrás de la vivienda con palas y otros elementos que podían servir para cavar una tumba. Volvieron tres horas después a la empresa donde trabajaban.

En otras imágenes Saman aparecía saliendo de casa junto a sus padres, que volvían más tarde sin ella. Poco después escaparon a Paquistán.

Se quedó en Italia el hijo menor, que también está en una comunidad protegida y que han convocado los jueces de la ciudad de Reggio Emilia, que investigan el caso.

 

Críticas a la Policía Local de Canet por negarse a socorrer a un cachorro de gato

Vídeo | Afines al PP abuchean a periodistas por preguntarle a Casado sobre la corrupción de Cospedal