El ‘New York Times’ sobre Vox: “Son la peor derecha, banal y peligrosa”

El líder de Vox, Santiago Abascal. Youtube

El periódico estadounidense ‘The New York Times’ ha publicado un artículo muy crítico con el partido de extrema derecha Vox por sus protestas contra el Gobierno en plena pandemia.

El escrito, titulado ‘El virus de la derecha’, ha sido redactado por el periodista y escritor Diego Fonseca. “España se ha zambullido de nuevo en otro episodio de nacionalismo rabioso y torpe“, comienza.

El autor realiza una cronología de las manifestaciones de ultraderecha, empezando por las del barrio de Salamanca exigiendo el fin del confinamiento hasta la de Vox el pasado sábado, recalcando el lamentable espectáculo que dio un hombre subido a un descapotable “conducido por su chofer ondeando una bandera de España al grito de ‘gobierno dimisión, gobierno dimisión'”.

“Este acto retrata de cuerpo entero a la peor derecha española desde el retorno de la democracia, la más banal y peligrosa”, asegura Fonseca, enfatizando que la ultraderecha ha salido a la calle a “reclamar libertad sobre los cadáveres de miles de muertos por el virus, y ha advertido que este es solo el inicio”.

El autor del escrito también alerta de que en el pasado nuestro país “ya se tomó a broma el discurso alucinado de Vox” y sin embargo el partido “salió con el pecho hinchado de las elecciones en las que Sánchez llegó al gobierno”. “Ahora sus seguidores recorren las calles de Madrid con banderas llamando a recuperar la patria parasitando preocupaciones legítimas de la mayoría“, apostilla.

Fonseca también ha hecho una crítica al Gobierno, al que reprocha haber subestimado el impacto del coronavirus y reaccionar tarde, pero hace hincapié en que no tiene “un plan autoritario de control social” y lo sitúa lejos de presidentes como Trump o Bolsonaro que “menospreciaron los riesgos desde el cinismo”.

Tres ultras propinan una paliza a la expareja de Pepón Nieto al grito de ‘Viva Vox’

Los seguidores de Bolsonaro fuerzan a los principales medios de Brasil a dejar de cubrir la residencia presidencial