in

El PP de Castellón fabricó un entierro ficticio en 2014 para ceder luego el nicho a terceras personas

Según la concejala de Urbanismo, el exalcalde «dio la orden de hacer el falso entierro para sacar beneficio electoral»

El nicho 46 vacío. Foto del Ayuntamiento, difundida por 'Las Provincias'.

Así lo ha denunciado el Ayuntamiento de la Vall d’Uixó, en Castellón, acusando al exalcalde y diputado del PP en el Congreso Óscar Clavell de montar un entierro inexistente para favorecer a terceras personas con la ubicación de un nicho en el cementerio de la localidad durante su etapa en el Gobierno municipal.

El Gobierno actual ha ordenado abrir este lunes el nicho número 46 del cementerio y los técnicos han podido comprobar como efectivamente estaba vacío, a pesar de que lo tapa una lápida que lleva fecha del 11 de agosto de 2014 y el nombre de Aitor Lureta Oteiza. El Ayuntamiento ha podido comprobar que se trata de una identidad que no existe en los registros.

La concejala de Urbanismo, Francesa Bartolomé, ha explicado que el entonces alcalde, Clavell, «dio la orden de hacer este falso entierro para sacar un supuesto beneficio electoral» a cambio de favorecer a terceras personas al facilitarles un nicho más accesible, situado a ras del suelo, según informan las fuentes.

El actual Gobierno municipal, del PSOE, abrió en 2016 un expediente y citó a los enterradores, a miembros del departamento de sanidad que tramitan las defunciones, y al propio exalcalde. El Ayuntamiento denunció el caso ante la Fiscalía, pero se archivó por falta de documentación.

Escrito por L. Acosta

Detenidos dos hermanos por intentar degollar a un excompañero de trabajo con un cúter

Bernardo Montoya confiesa el crimen de la joven Laura Luelmo