Irrumpen los ensayos de la vacuna contra el COVID-19 tras un voluntario sufrir «una enfermedad inexplicable»

La farmacéutica AstraZenca ha decidido interrumpir el ensayo clínico para lograr una vacuna contra el coronavirus al uno de sus participantes sufrir «una enfermedad potencialmente inexplicable».

«Esta es una acción de rutina que sucede siempre que hay una enfermedad potencialmente inexplicable en uno de los ensayos mientras se investiga, asegurándonos de que se mantiene la integridad de los estudios», indicó el portavoz de la compañía a los medios.

El enfermo reside en el Reino Unido, y desde la compañía aseguran desconocer la naturaleza de la reacción adversa que sufrió el individuo, aunque esperan que se recupere.

Esta vacuna es la que había desarrollado AstraZeneca junto a la Universidad de Oxford, cuyos ensayos se estaban practicando en EE.UU, Braseil y Sudáfrica tras sus positivos datos. Aunque España tiene bajo contrato la adquisición de 3 millones de unidades de esta vacuna, nada tiene que ver con la que se está ensayando en varios hospitales nacionales, fabricada por la empresa Janssen, perteneciente al conglomerado de Johnson&Johnson.

El portavoz de AstraZenca aseguró que se «está trabajando para acelerar la revisión de ese incidente único con el objetivo de minimizar cualquier impacto potencial en los planes de ensaño». Esta vacuna se encontraba en fase 3 del ensayo en EE.UU, y se preveía tenerla lista para el primer semestre de 2021. De hecho, estaba considerada una de las más avanzadas del mundo por la propia OMS.

Marcos de Quinto lleva a Risto Mejide de testigo al juicio contra trabajadores de Coca-Cola

La policía estadounidense dispara múltiples veces a un niño de 13 años con autismo tras su madre pedir ayuda