in

Ricardo Guerra, el asesino de Aitor Zabaleta, uno de los nazis detenidos en Bélgica

Guerra podría perder su tercer grado si viajó sin permiso

Ricardo Guerra - Imagen de archivo.

El pasado martes, 29 ultras del Atlético de Madrid eran detenidos en Brujas, Bélgica, donde el equipo jugaba un encuentro de Champions, por hacer el saludo nazi frente a la policía. Eran miembros de Suburbios Firm, grupo de extrema derecha que fue expulsado hace unos años del Frente Atlético.

Uno de los detenidos era Ricardo Guerra, quien asesinó en 1998 de una puñalada a Aitor Zabaleta, seguidor de la Real Sociedad que había acudido a ver el partido de su equipo contra el Atlético en el Vicente Calderón. Guerra, que tenía otras causas abiertas, fue condenado en el año 2000 a 17 años de prisión. Actualmente se encontraba en un centro de inserción social, donde disfrutaba del tercer grado, régimen de semilibertad que aprovechó para acompañar a su grupo de neonazis a Brujas.

Aunque Guerra podría volver a prisión. Si el viaje a Bélgica lo hizo sin el visto bueno del juez de vigilancia penitenciaria, podría volver al segundo grado, perdiendo así su régimen de semilibertad, por el que solo debe dormir en el centro de inserción social de Navalcarnero. El tercer grado se concede cuando el preso llega a una circunstancia de normalización social, como conseguir un empleo o formar una familia. Si Guerra viajó sin permiso, podría perder el tercer grado.

Escrito por Mikel G.

El secretario de Organización del PSOE carga contra la «España casposa, donde todos tienen que ser toreros o cazadores»

Hallado el cadáver de Laura Luelmo, la profesora desaparecida en Huelva