Torturan hasta matar a su hijo de 11 años haciéndolo beber cuatro litros de agua en cuatro horas

Una pareja de Black Forest, Colorado, ha sido acusada este martes de matar a su hijo de 11 años al obligarlo a beber cuatro botellas de agua (de casi un litro cada una) en cuatro horas sin comer ningún alimento.

Así lo informó el periódico The Gazette, donde cuenta que Zachary Sabin fue encontrado muerto con un pañal empapado de orina el pasado 11 de marzo. La autopsia forense determinó que el niño falleció por “intoxicación forzada de agua”, además de desvelar que el niño tenía moretones ne la cabeza, brazos, espinillas y nalgas, tal como sangre en la ceja y frente izquierda.

Zachary sufría un problema urológico heroditario que provocaba que se orinara en la cama. Tres semanas antes del asesinato del niño, su padre Ryan y su madrastra Tara notaron que la orina del menor era oscura, así que lo obligaron a beber un mínimo de dos litros de agua al día.

El niño estuvo la noche anterior a su muerte bebiendo agua y vomitándola y quejándose de que no quería beberla. Ante esto, su padre le dijo que le pasaba porque la bebía demasiado lentamente, lo que ocasionaba que se le acumulara aire en el estómago, y le obligó a tomarse todo el agua.

Horas después, Zachary le dijo a su padre que le dolían las piernas y sufrió un ataque. El padre, en este momento, habría pateado al menor dos veces para ordenarle que se levantara. Finalmente lo llevó a la cama.

A la mañana siguiente, su padre encontró a Zachary muerto con espuma en la boca y sangre en la cama. Los médicos no lograron salvarle la vida.

Tanto Ryan como Tara Sabin se encuentran actualmente detenidos enfrentando cargos de asesinato en primer grado, maltrato infantil con resultado de muerte, y otros seis cargos menores por maltrato infantil. La Policía sospecha e investiga que sus otro cino hijos también fueron víctimas de malos tratos.

El brutal hachazo viral de Gabriel Rufián a Felipe VI que solo le costó una palabra

“Si el bullying pasa es por algo”: El indignante vídeo en TikTok que ha desatado la furia de Twitter