Un preso mata de una paliza al pedófilo que violó a su hermana y le caen otros 24 años

Shane Goldsby, un convicto de 26 años del estado de Washington, ha sido sentenciado a otros 24 años extra por matar a su compañero de celda, un pedófilo que había violado a múltiples niños, entre ellos su hermana.

Goldsby no dudó en declararse culpable de los cargos de asesinato y fue sentenciado por matar de una paliza a Robert Munger, de 70 años, que se encontraba condenado a 43 años de cárcel por múltiples cargos de abuso sexual infantil y pornografía infantil. La dirección de la prisión le asignó como compañero de celda a Goldsby.

El ahora condenado asegura que no pudo contenerse al escuchar al pederasta sacar pecho de sus crímenes contra niños, y que cuando estaba en un área común de la cárcel, se le acercó por la espalda y lo tiró al suelo, lo golpeó y pateó 14 veces en la cara, y acabó por pisarle la cabeza cuatro.

El condenado afirma que lo mató tras descubrir que su hermana, aún menor de edad, era una de sus víctimas. «Tenía tantas cosas en la cabeza. No estaba estable en ese momento, no lo estaba. Estaba llegando a ese punto porque Munger seguía queriendo darme detalles sobre lo sucedido, lo que hizo, sobre las fotos y los vídeos de él haciendo esas cosas. Se estaba acumulando», declaró.

Cindy Elliot, madre de la niña, le informó lo que le había sucedido a la menor. Goldsby, incrédulo, se enteró poco después de la identidad del agresor y solicitó a un compañero de celda distinto, pero la petición fue ignorada.

Ocasio-Cortez reconoce que tuvo miedo de ser violada por los seguidores de Trump durante el asalto al Capitolio

La Fiscalía abronca a unos padres negacionistas: «Rozan el disparate»