Vídeo | Un ultra se prende fuego la cara al intentar quemar una sinagoga

«Por favor, dime que la sinagoga está ardiendo hasta los cimientos, si no, es una mala preparación»

Ocurrió el verano pasado, cuando un hombre de 52 años, armado con un hacha, rompió una ventana de una sinagoga alojada en un edificio del siglo XVIII en Devon, EEUU, para después rociar el interior de gasolina y prenderla fuego.

Pero no contó con la bola de fuego que saldría despedida al echar la cerilla dentro que le quemó la cara y lo dejó echando humo de la cabeza. El fiscal Alistair Richardson aseguró que Tristan Morgan, protagonista de esta historia, tenía «una creencia antisemita muy arraigada, encarnada en el deseo de hacer daño a la comunidad judía y en una obsesión con material antisemita abominable».

Tras las autoridades identificar la camioneta de Morgan a través de las cámaras de seguridad y arrestarlo a la hora de haber cometido el ataque, el acusado dijo, quemado y oliendo a gasolina: «Eso no os llevó mucho tiempo».

«Por favor, dime que la sinagoga está ardiendo hasta los cimientos, si no, es una mala preparación», les preguntó al entrar en el coche policial el antisemita. El ataque fue catalogado de «devastador» para la comunidad judía local y los daños costaron más de 23.000 libras.

Vídeo | Violenta pelea campal en la playa de la Barceloneta

Ciudadanos se hunde en Cataluña: pierden más de 13 escaños