Vox difunde el bulo de que una joven marroquí ha okupado el piso de una anciana, pero es inquilina

La Latina. Twitter

El pasado mes de agosto diversos medios de comunicación se hicieron de eco de la denuncia de una mujer de 89 años que decía haberse quedado sin casa porque su cuidadora, una joven de origen marroquí, la había okupado.

Sin embargo, tal y como ha avanzado ‘El País’, se trata de un bulo. La joven, que está siendo víctima de acoso en redes sociales, ha sido la protagonista de una campaña organizada por Daniel Esteve, dueño de la empresa Desokupa.

Lo cierto es que la joven se mudó a Madrid en 2017 para estudiar Filología Hispánica y pagaba 400 euros por una de las dos habitaciones de la casa. El problema se produjo cuando la dueña del piso reclamó a Carmen, la mujer de 89 años e inquilina de renta antigua, la rescisión del contrato porque en el piso había otros inquilinos y en el acuerdo se prohíbe el subarriendo.

Ante esta situación, cuatro familiares de Carmen le enviaron a la joven marroquí un escrito en el que le daban 30 días para dejar el piso y así no perder la casa: «Conozco gente en Extranjería«, llegó a amenazar uno de los hijos de Carmen a la joven en un audio.

Carmen vive junto a su hermano Teodoro en un piso próximo a la Plaza Mayor y no fue hasta que la propietaria amenazó con echarles que decidió dejar de subalquilar las habitaciones de la casa.

La policía comprobó que la documentación de la joven inquilina estaba en regla y su versión se sostenía, por lo que los familiares de Carmen llamaron a programas de televisión como Telemadrid para denunciar lo sucedido y, tras una recomendación, contaron con los servicios de Desokupa.

La empresa de Daniel Esteve intentó desalojarla de la casa, pero la joven llamó a la policía, quien explicó al hombre lo que estaba pasando. Lejos de desistir en su campaña de acoso, Esteve continuó amedrentándola y mantuvo en redes sociales que era una okupa.

Fuentes de la Policía Nacional han advertido de las posibles «actividades delictivas» de «algunas empresas de desocupación durante sus servicios, como coacciones, allanamiento de morada, lesiones y acoso».

El partido de ultraderecha Vox aprovechó la situación para difundir el bulo de que la joven había okupado la casa de la anciana mientras estaba en el hospital y continuar su discurso racista.

En dos minutos: Javier Ruiz desmonta la reducción de impuestos de Ayuso

Almeida niega el éxito del Gobierno en la vacunación: «¿Ha visto a Pedro Sánchez poner alguna vacuna?»