in

Wismichu toma el pelo al público de Sitges con su «regalo al cine»

La película del youtuber resultó ser una escena repetida en bucle. La verdadera obra será un documental que recoge las reacciones del público.

Hoy, en el festival de cine fantástico de Sitges se proyectaba la controvertida película Bocadillo, dirigida por el youtuber Wismichu. Ismael Prego, que es como se llama realmente, no es el primer youtuber -ni el último- que da el salto a la gran pantalla, pero sí es el que, de momento, lo ha hecho con mayor polémica y sorpresa para el público.

Trailer de Bocadillo:

Aunque desde que fue anunciada ha suscitado todo tipo de opiniones, en el momento de su estreno en la sala de Sitges, las redes se han llenado de quejas contra el youtuber. Por lo que se ha podido ver en los vídeos que las y los asistentes al festival han compartido en las redes, la película es en realidad un troleo masivo. Al parecer se trata de la misma escena de gente pidiendo un bocadillo repetida en bucle. En los videos que han aparecido en las redes, el público indignado, grita «¡Wismichu, cabrón, devuélveme el dinero!»

La verdadera película, por lo que parece, consiste en las reacciones del público que acudió a ver la película, que fueron grabadas con una cámara colocada en la sala. El youtuber, que se ha cambiado el nombre en Twitter a el mejor director de ESPAÑA, lo ha confirmado y ha anunciado que la película podrá verse gratis en YouTube a partir del domingo. Hasta entonces, en FilmIn por 1,95 euros. Esto nos lleva a preguntarnos ¿Qué pasa con quienes pagaron su entrada para ver Bocadillo?

Prego declaraba en el Festival que «habían notado un prejuicio a su trabajo». «Este es mi regalo al cine», decía. ¿Regalo, o broma pesada? Lo que tal vez no sabe es que no es ni mucho menos el primero que decide hacer una película grabando las reacciones de la gente al cine…

Escrito por Enrique OC

Primera multa por «conducción temeraria» a un patinete eléctrico en España

El exorbitante presupuesto del desfile de Las Fuerzas Armandas causa indignación