Barcelona instaura la Zona de Bajas Emisiones: 125.000 vehículos contaminados dejarán de circular a partir de enero

Barcelona también se apunta a su propia Zona de Bajas Emisiones. A partir del 1 de enero, la medida estrella de la ciudad condal se pondrá en marcha, recortando a al rededor de 50.000 vehículos el tráfico en el área designada (95 kilómetros cuadrados pertenecientes a L’Hospitalet, Cornellà, Esplugues y Sant Adriá) en la primera etapa, para llegar a los 125.000 en cuatro años.

Ada Colau y su equipo presentaron la medida este lunes pasado, calificada de «medida histórica que implica muchas administraciones», un «cambio de paradigma, un punto de inflexión que no tiene marcha atrás».

La medida consiste en la prohibición de la circulación en 95 kilómetros cuadrados, «una superficie equivalente a veinte veces lo que supone Madrid Central», los días laborables de lunes a viernes de 7 a 20 horas. Los vehículos afectados son aquellos que no tengan la etiqueta ambiental de la DGT, aunque no será necesario llevarla en el parabrisas porque se controlará mediante lectores de matrículas.

Existen excepciones para los vehículos de transporte de personas con movilidad reducida y de servicios esenciales (médicos, funerarios, protección civil, bomberos, policía). Los vehículos afectados contarán con diez autorizaciones al año para poder circular por la ZBE.

Las faltas leves irán desde los 200 a los 499 euros, las graves de 500 a 999, y las muy graves de 1.000 a los 1.803. A los lectores de matrículas los apoyará la Guardia Urbana, y las denuncias no se aplicarán hasta el 1 de abril para dar espacio a que todos los municipios tengan la ordenanza aprobada y la campaña informativa prevista.

Las redes se separan en dos grupos: Goofy, ¿es un vaca a un perro?

El director general de Emergencias de Murcia se fue al teatro en plena gota fría