Calviño descarta el paro total de la actividad comercial porque la economía “ya está suficientemente ralentizada”

Nadia Calviño. Youtube.com

Nadia Calviño, vicepresidenta de Asuntos Económicos y Transformación Digital, ha descartado este lunes la posibilidad de llevar a cabo un paro total de la actividad económica no esencial que han solicitado autonomías como Cataluña o Murcia.

“Es difícil entender en qué consisten esas solicitudes cuando ya la actividad económica está suficientemente ralentizada“, ha defendido Calviño en una rueda de prensa junto a Salvador Illa, ministro de Sanidad.

La política explicó que “la semana pasada se adoptó la declaración de estado de alarma, que supone el catálogo de medidas de contención más restrictiva del entorno europeo“, por lo que considera que no es necesario ampliar medidas que ya “han empezado a tener un impacto” en la economía.

Calviño ha enfatizado que la actividad está ya al mínimo: “En el funcionamiento de un hospital contribuye la industria química y farmacéutica, tiene que funcionar el transporte y la industria textil para los uniformes y ocurre lo mismo con la industria agroalimentaria. Estamos en condiciones de garantizar que ahora mismo solo se están llevando a cabo actividades esenciales de la economía“.

Los periodistas preguntaron a la número tres del Ejecutivo sobre la obligatoriedad de algunos trabajos de asistir presencialmente siendo actividades no esenciales, como la construcción o la banca, a lo que se limitó a contestar que es necesario que la banca continúe en funcionamiento para evitar la exclusión financiera de personas mayores.

La vicepresidenta económica ha informado de que el Gobierno está en contacto con los empresarios para que “la actividad industrial se reoriente a la fabricación de equipos y material sanitario para luchar contra el principal problema que es la enfermedad del coronavirus”.

¿Qué opinas?

El cómico Ernesto Sevilla dona 10.000 euros al hospital de Albacete para la lucha contra el coronavirus

La saturación de los crematorios obliga a convertir en morgue el Palacio de Hielo madrileño