Dos chicos gais reciben una paliza en plena calle en Valencia y la Policía les aconseja no denunciar

Coche de policía. Telemadrid

Dos jóvenes de 21 años han denunciado una agresión homófoba por parte de una decena de chicos cuando se encontraban con dos amigas en la Plaza de Honduras de Valencia el pasado sábado por la noche.

Los hechos se produjeron cuando el grupo de agresores se acercó y uno de ellos les preguntó si tenían dinero. Una de las víctimas contestó: «Dinero no tengo, pero tengo un culazo», lo que, según la versión que ha dado, fue para su interlocutor una «ofensa horrible» que terminó en insultos homófobos y gritos de ‘maricón’ a los que se sumaron el resto de chicos que iban con él.

El grupo de jóvenes procedió a atacar físicamente a él y a su amigo, a quien incluso le robaron una riñonera que llevaba y su móvil, que consiguieron recuperar, mientras que a las dos chicas que les acompañaban no las tocaron. La Policía no pudo arrestar a los agresores y las víctimas tienen previsto denunciar próximamente ante la Fiscalía de Delitos de Odio de Valencia.

Según fuentes de la Dirección General de Diversidad, una de las víctimas ha acudido a Orienta (servicio público de apoyo y asesoramiento al colectivo LGTBI) tras la agresión,  después de intentar presentar durante el sábado una denuncia ante la Policía Nacional.

Según ha contado la víctima, los policías que le asistieron en ningún momento le ofrecieron presentar una denuncia o trasladarlo al hospital: “Me dijeron que me subiera al furgón para ir a buscar a los que me habían pegado, pero yo lo que quería era irme a llorar. No estaba en condiciones de ir a buscar a nadie».

Al día siguiente, el joven acudió a la Policía Local, que le redirigió de nuevo a la Policía Nacional y de ahí, a otra comisaría. Según ha contado, los agentes le «disuadieron” de su intención de denunciar. «Me dijeron que había otros casos de denuncias de agresiones machistas y que iba a perder toda la tarde”.

Javier Ruiz, muy contundente contra la homofobia de Vox

Vídeo | Un camarero usa una sombrilla de bar para proteger a un cliente en silla de ruedas de un aguacero