El Ayuntamiento de Galapagar se posicionan en contra del acoso a Iglesias y Montero

El Ayuntamiento de la localidad madrileña de Galapagar se ha posicionado en contra del «acoso» incesante que viven en su propia vivienda Pablo Iglesias e Irene Montero, y ha pedido «a las autoridades competentes» que pongan fin a esta situación.

Fue en un manifiesto leído en un acto en el ayuntamiento donde el alcalde, Alberto Gómez, aseguró que el Gobierno local «Defiende la libertad de expresión y de manifestación», pero pide a los vecinos y al resto de personas que acuden a la casa de Iglesias y Montero que, por la convivencia de Galapagar, «cesen de personarse en dicha localización».

En un texto remitido a los medios, el Ayuntamiento de Galapagar considera que las protestas que se celebran a diario en el domicilio privado de Montero e Iglesias «se ha convertido en una situación insostenible para ellos y para todos los residentes de esa calle y colindantes». Así, pide que dejen de manifestarse, y ha apuntado que han sido los propios vecinos que rodean la casa de los políticos quienes se han quejado.

Han reclamado además, como cargos públicos «defensores de la democracia, la tolerancia, el respeto y la convivencia ciudadana» una respuesta «firme que ponga fin a la situación por parte de las autoridades competentes», dependientes del delegado del Gobierno, José Manuel Franco.

El manifiesto lo han apoyado los grupos municipales de PSOE, Ciudadanos, Unidas por Galapagar y Más Madrid Galapagar, y los vecinos de la Comunidad de Propietarios de Riomonte, pero ni PP ni VOX se unieron.

La Audiencia Nacional descubre nuevos presuntos pagos en negro al PP a cambio de contratos

Vídeo | Cazan en pleno directo a unos diputados de VOX saltándose todas las medidas de seguridad