El Supremo confirma la condena de 19 meses de prisión para Isa Serra

Isa Serra. Twitter

La Sala Segunda del Tribunal Supremo ha ratificado la condena de 1 año y 7 meses de prisión (19 meses) e inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena a la ex diputada de Unidas Podemos Isa Serra por un delito de atentado contra la autoridad el 31 de enero de 2014, tras intentar detener un desahucio en el barrio de Lavapiés.

Así, el Supremo ha desestimado el recurso de Serra contra la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, de abril de 2020, en la que también fue condenada a pagar una multa de 2.400 euros por un delito leve de lesiones y otro de daños.

La sentencia considera probado que Serra, «además de proferir insultos a los agentes, procedió
también a dar empujones y lanzar objetos contundentes a los mismos«, uno de los cuales impactó en un policía, que sufrió una contusión en el cuarto dedo de la mano izquierda, necesitando para curarse una primera asistencia facultativa y medicación, tardando en curar 8 días, sin impedimento para sus ocupaciones habituales.

Otra agente fue impactado por un objeto contundente en el casco que llevaba puesto, lo que tuvo como consecuencia que se desvaneciera y tuviera que ser ayudada por otro compañero para introducirse en el coche policial. Esta agente sufrió lesiones consistentes en contractura cervical con mareos y vértigos, requiriendo estabilización lesional con tratamiento médico y curando sin secuelas. Tardó en curarse 68 días, de los cuales estuvo impedida para sus ocupaciones habituales 29 días.

Los abogados de Serra alegaron que se produjo un error de identificación por parte de los policías municipales, que «no es hasta 20 días después de los hechos cuando se presentan en una comisaría diferente en la que se abrió el atestado y, en base a unos vídeos que han visto, dicen que ha habido agresiones a los policías».

La lección de Ángel Martín a los medios: «Morir porque te den una paliza es ser asesinado»

Indignación con una parroquia de Extremadura por un post sobre una «lesbiana que dejó atrás esa forma de vida»