Francisco Serrano, expresidente de VOX Andalucía, deja la política: «No merece la pena aguantar la persecución y la presión»

El expresidente de VOX en Andalucía, Francisco Serrano, ha anunciado el abandono de su escaño en la Cámara autonómica como diputado no adscrito tras haber dejado el pasado 1 de julio su escaño del partido ultra.

Lo hace, además, denunciando que «no merece la pena la persecución y presión» que sufre, según él, por parte de VOX desde su «éxito electoral». «Comunico que, en el día de hoy, renuncio a mi acta de diputado, al sueldo, emolumentos y demás prerrogativas inherentes al cargo, incluido el aforamiento, con el fin de poder defenderme como cualquier ciudadano ante un juzgado ordinario. Estoy cansado de tanta persecución mediática y política, incluida la del que había sido mi partido», asegura.

Añade, además, que se ha visto «atacado con tal de recuperar un acta y escaño que conseguí con esfuerzo y entrega a la esperanza, principios y valores que representaba VOX».

Francisco Serrano decidió dejar VOX a principios de julio tras la Fiscalía Superior de Andalucía informar que se había interpuesto una querella ante el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía contra él por un presunto delito de fraude de subvenciones, por el que Hacienda le ha pedido 2,5 millones de euros.

Los estudiantes murcianos podrán irse de Erasmus online: seguirán las clases desde casa

Ultras afines a Trump arrollan con vehículos a manifestantes antirracistas en Portland