Jesús Candel ‘Spiriman’ anuncia que tiene un cáncer «muy agresivo»

Spiriman. Youtube

El polémico youtuber y médico Jesús Candel, alias ‘Spiriman‘, ha anunciado que padece un cáncer «muy agresivo».

En un mensaje publicado en su cuenta de Facebook, Candel explica a sus seguidores los duros momentos que atraviesa.

«Desde el refugio de mi hogar y rodeado del calor de mi familia os escribo estas palabras de agradecimiento a tantísimos que os habéis preocupado por mi estado de salud en estos últimos dias. El pasado 4 de agosto decidí, por caprichos del destino, luchar contra el cáncer. Uno además muy agresivo y extendido por distintas partes de mi cuerpo. ¿Cómo me iba a poner el destino un reto fácil?», comienza explicando.

«Uno de cada dos de todos nosotros padeceremos cáncer en nuestras vidas. Una pasada, verdad? Pero en las manos de cada uno está evitarlo. El 70% de las muertes que se producen por esta enfermedad en el mundo se podrían evitar. ¿Cómo? Por la prevención. Se destinan miles y miles de millones de euros necesarios para la investigación de muchas enfermedades, pero se invierte muy poco en prevenirlas», ha afirmado.

A continuación ha anunciado la publicación de su libro sobre las medidas que tomaría para cambiar el rumbo del país, que saldrá en septiembre.

«Mi lucha ha cambiado de objetivo en estos momentos difíciles momentos», ha sentenciado, refiriéndose a su activismo y su lucha en redes.

Jesús Candel, condenado por injurias a la socialista Susana Díaz, fue el centro de la polémica durante la pandemia por sus constantes vídeos en los que animaba a desoír las normas de prevención contra el coronavirus, al que denominó «virus de pacotilla». Llegó a asegurar que quienes cumplían las medidas de seguridad eran «subnormales«.

Asimismo, en los últimos meses ha sido muy activo en redes, donde ha condenado una y otra vez la actuación del Gobierno central y ha lamentado sufrir «el acoso de la izquierda».

Uno de los acosadores de Pablo Iglesias se disculpa: «No soy de extrema derecha»

Dos detenidos por morder el brazo a un camarero que les pidió que se pusiesen la mascarilla