La hija del ideólogo de la privatización sanitaria del PP gestionará la crisis de las residencias

Residencia Monte Hermoso en Madrid. El Independiente

El Gobierno de Isabel Díaz Ayuso ha puesto a Encarnación Burgueño, hija del ideológo de la privatización sanitaria del PP Antonio Burgueño, a gestionar la reacción del Estado ante la grave crisis que sufren las residencias, en las que han fallecido 3.000 personas durante el mes de marzo.

Burgueño ha sido invitada a participar en la gestión gubernamental a través de una empresa llamada Cardio Líder, que en realidad no figura como tal en el registro mercantil, sino que es una marca comercial de desfibriladores, según ha informado ‘El País’.

Según ha explicado la propia Burgueño, dirige un equipo de profesionales que está evaluando  “la situación y necesidades” de las residencias, “diseña y prepara las zonas de aislamiento” y forma a los empleados para trabajar en ellas. Ha creado también “una bolsa de empleo” que contrata a través de diversos foros al personal requerido para relevar a los empleados que se han contagiado por coronavirus.

La actuación de Cardio Líder ha causado malestar entre los sanitarios de la Comunidad de Madrid. Estos profesionales han denunciado que, durante la semana pasada, miembros de Cardio Líder acudieron a varias residencias y decidieron por su cuenta, entre otras cosas, trasladar a algunos pacientes.

“Intervinieron unilateralmente, sin pedirlo nosotros, en una residencia y fue peor el remedio que la enfermedad. El médico no se debía de haber leído ni el protocolo de derivación. Horrible, muy mal coordinado. Así que hemos pedido que no vuelvan a ir“, ha asegurado al respecto un especialista encargado de derivar desde residencias a hospitales a pacientes de coronavirus.

Burgueño carece de experiencia relevante en el sector de la Sanidad. Según su página de Linkedin, sus últimos trabajos han sido jefa de ventas de Telepizza, teleoperadora y trabajadora de una inmobiliaria.

Desde hace siete meses, Burgueño es la “directora general de Cardio Líder“, marca dedicada a la venta y alquiler de desfibriladores y “gestión de espacios cardiosaludables”.

Burgueño no ha querido especificar qué tipo de contrato mantiene con la Consejería de Sanidad, más allá de que es “una empresa colaboradora con vocación de servicio público”. La Comunidad de Madrid asegura, por su parte, que “no ha abonado nada” a Cardio Líder por sus servicios.

Vicente del Bosque: “Las donaciones están muy bien, pero hay que potenciar la sanidad pública”

La fundación de Aznar advierte de la posibilidad de un Estado totalitario marxista