Los terraplanistas se van de crucero a intentar llegar al fin del mundo

Copérnico y Galileo empiezan a inquietarse en sus tumbas

Un crucero de planetas esféricos, Wikipedia.

La Conferencia Internacional de Flat Earth (sí, existe) ha organizado un enorme crucero que zarpará el año que viene con la finalidad de llegar hasta el «muro de hielo que rodea la tierra», muro existente según la teoría que defienden los creyentes de que nuestro planeta es un disco circular y no un cuerpo esférico.

El ex capitán de barco Henk Keijer, encargado del pilotaje del buque, si los tripulantes creyeran que el planeta no es esférico la navegación podría convertirse en una tarea «muy complicada», puesto que las cartas náuticas y los sistemas de navegación y GPS están diseñados bajo la teoría de que la Tierra es redonda.

La propia existencia del GPS es otra prueba de que la Tierra es esférica, ya que el funcionamiento de este se debe a los 24 satélites que orbitan la Tierra. «Si la tierra fuera plana, con 3 satélites bastarían para proporcionar los datos», defiende.

Aunque existen varias teorías en la ‘comunidad’ terraplanista, la principal y la llevada a comprobación en este viaje es que la Tierra es un disco gigante rodeado de «una barrera de pared de hielo: la Antártida». «Las agencias espaciales del mundo han conspirado para falsificar el viaje espacial y la exploración», asegura la Conferencia Internacional de Flat Earth.

«Esto probablemente empezó durante la Guerra Fría. La URSS y los EE.UU. estaban tan obsesionados con ser los mejores en cuanto a llegar al espacio se refiere que cada uno fingió sus logros en un intento por seguir el ritmo de los supuestos logros del rival», defienden.

El «chiringuito» de Abascal: admite que la fundación que dirigía con 83000 euros de sueldo «era innecesaria»

Sancionada la jueza Alaya tras denunciar un pacto de silencio entre Rajoy y Susana Díaz