Un alcalde de Perú se hace el muerto en un ataúd para no ser multado por saltarse el confinamiento e irse a beber

Jaime Ronaldo Urbina Torres, alcalde de Tantará, de la región Huancavelica de Perú, ha protagonizado una de las que posiblemente sea la escena más grotesca que nos va dejando el coronavirus.

El lunes pasado por la noche, Torres se saltó el confinamiento para salir a beber junto con unos amigos a un almacén, burlando así también el distanciamiento social. Cuando los agentes se presentaron en el sitio, el alcalde se metió en un ataúd, cerrando los ojos y fingiendo estar muerto.

Obviamente los agentes se dieron cuenta de esto y finalmente resultó detenido junto a sus amigos. Según fuentes policiales de la localidad, el alcalde se encontraba ebrio en el momento de su arresto.

Los bomberos encuentran a 62 ancianos fallecidos en sus casas durante el estado de alarma

Risas en redes por la escultura a los héroes del coronavirus: “Parece una caca y un fantasma”