Una joven vasca se suicida y deja tuits programados explicando la razón

Una joven llamada Ángela decidió quitarse la vida tras múltiples llamadas de auxilio a través de redes sociales, en las que denunciaba sin descanso «el trato denigrante y horrible» que el sistema de salud mental le daba.

El día 5 de julio, la joven explicaba que llevaba una racha «muy mala por problemas no sólo sin tratar sino mal tratados por profesionales incompetentes». «Son muchos años y mucho estar quemado. Tristemente, he consumido 1 botella de ginebra en tres días, mezclado con BDZ y opioides para descansar», agregaba.

El día 6 de de julio, en su cuenta de Twitter aparecía compartido un hilo suyo del día 4 donde hacía una recopilación de las negligencias médicas por las que estaba quemada y aseguraba que «de no tratar el trastorno Bipolar acabé con una psicosis del copón y el diagnóstico fue esquizofrenia», por lo que tuvo que ingresar en psiquiatría.

El día 7 de julio, la joven compartió una imagen en la que describía a su familia, psiquiatras, psicóloga y fiscal de menores como los principales focos de sus problemas y la causa de sentirse un «monstruo».

Un día después, el 8 de julio, Ángela escribía uno de sus últimos mensajes: «Perdí la ilusión por la vida cuando al pedir ayuda no se me escuchaba, culpabilizaba, trato denigrante, etc.. muchas veces, muchos profesionales no sólo mal diagnosticando sino tratarme mal por ese mal diagnóstico».

Ángela dejó programados varios tuits para una semana después de su fallecimiento en el que explicaba los motivos por los cuales se había quitado la vida: «Esto es un mensaje programado. No dejéis de luchar por una sanidad accesible a todos, en especial, a nivel de atención psicológica. Hace mucha falta. Y, en especial, cuidaos mucho. Ha sido un placer».

«No ha sido impulsivo, no he avisado a nadie a consciencia. Me ha matado la familia disfuncional, los servicios sociales, el fiscal de menores y, sobre todo, el trato degradante y horrible en salud mental. Sólo quiero descansar, no ‘simplemente dejar de sufrir», agregaba.

«No me da para citaros a todos, pero daos por aludidos todos. No he dicho nada porque no quero poner a nadie en la tesitura. Y recursos para mi caso no hay. Ya ni pensando en ayudar me queda fuerza. Cuidaos mucho y apoyaros en lazos afectivo, al final es lo único que nos salva», decía otro mensaje programado.

Nuevo ataque homófobo: atacan a un hombre con un martillo en Barcelona

Vídeo | El corte de un hombre a un reportero de Javier Negre: «Para ser periodista bien tonto que eres»