Juana Rivas ingresa en prisión para cumplir su condena

Juana Rivas. Twitter

Juana Rivas, la granadina condenada por sustracción de menores, ha ingresado a las diez de la mañana en el Centro de Inserción Social «Matilde Cantos» de Granada para cumplir su condena de dos años y medio de cárcel por ocultar a sus hijos de su padre durante un mes, en el verano de 2017. El hombre había sido acusado de maltrato. La Audiencia Provincial continúa estudiando su recurso, en el que pide un indulto.

El Tribunal Supremo redujo a la mitad la condena de Rivas por un delito de sustracción de menores, una condena firme de dos años y medio de cárcel que ahora comenzará a cumplir. Mientras tanto, Rivas ha pedido de manera formal un indulto al Gobierno para eludir la cárcel y ha solicitado a la Justicia poder esperar la decisión en libertad. El juzgado de lo penal de Granada se ha negado, por lo que la condenada ha recurrido la decisión a la Audiencia Provincial.

La propia Juana ha emitido un comunicado:

«Quiero agradecer las numerosas muestras de cariño que he recibido en estos días. De mis seres queridos y de muchas personas, algunas organizadas y otras desconocidas, que me han ayudado y dado ánimos. Y ello me da las fuerzas que necesito para seguir. Nunca voy a dejar de luchar por mis hijos.

Estos son momentos muy difíciles. Voy a ingresar en prisión. Jamás en mi vida hubiera pensado que nos pasaría algo así. Creo que principalmente está condena es para mis hijos.

Voy a cumplir con una decisión que considero muy injusta, pero que no voy a desobedecer.

Por muy duro que sea entrar en la cárcel, para mí, los momentos más terribles de mi vida han sido los que en numerosas ocasiones os he narrado y cuando no tuve más remedio que entregar a mis hijos al Sr. Arcuri. La justicia así me lo exigió. Pero en cambio, mi denuncia por maltrato contra el Sr. Arcuri estuvo 13 meses guardada en un cajón. Para después de 30 meses más, ser archivada sin escucharme siquiera.

Tengo fe y esperanza de que el Gobierno me conceda el indulto, y eso me permita seguir luchando por mis hijos y pedir que se le reconozcan sus derechos en Italia. Hemos sufrido mucho, parece ser que nos queda bastante aún, y eso no puede quedar en el olvido.

No me voy a rendir nunca. Se lo debo a mis hijos. Me lo debo a mí como persona, mujer y madre. Seguiré luchando para que mis hijos tengan algún día una vida más tranquila, aunque hay daños ya irreparables.

Os mando un abrazo inmenso a todos aquellos que nos queréis a mis niños y a mi, y mando otro fuerte a los padres y las madres que puedan encontrarse en mi misma situación.

Sentencia pionera: multa de 4.000 euros por enaltecimiento del franquismo en València

Detenido un hombre por matar a patadas al perro de un vecino en Almería