La trágica situación de los perros ante el coronavirus: apaleamientos, hambrunas y enfermedades

Refugio de animales en Jerson, Ucrania. Público

El mundo entero está siendo sacudido por la pandemia del Covid-19. No solo los seres humanos están sufriendo las consecuencias sanitarias, económicas y mentales del virus, sino que esta crítica situación también ha empeorado dramáticamente las condiciones de los perros alrededor del planeta.

Un refugio de animales de la ciudad ucraniana de Jerson ha recibido en las últimas dos semanas seiscientos animales, que se hacinan en el albergue unos sobre otros. Voluntarias del refugio han lamentado la falta de recursos económicos para alimentar a los perros y darles medicinas y operar a los que lo necesitan.

Los canes sufren de ácaros, demodicosis y sarna sarcóptica, dolencias que se transmiten entre ellos por la falta de espacio.

El incremento en los abandonos a las mascotas se debe a una inconsciente campaña del gobierno ucraniano, que difundió el bulo de que los perros pueden transmitir el coronavirus y recomendaba alejarse de ellos.

En otros países como Australia, los veterinarios denunciaban casos de personas que habían acudido con su perro para pedir que lo matasen.

En China, los perros eran asesinados a golpes por funcionarios públicos, como se podía ver en vídeos difundidos por los medios británicos ‘Daily Mail’ y ‘Mirror’, así como ciudadanos arrastrando cadáveres de perros apaleados por las calles de Wuhan.

Animales hacinados en un refugio de Jerson, Ucrania.

En el Líbano, como en Ucrania, la propagación de la noticia falsa que afirma que los perros y gatos pueden contagiarse y contagiar el coronavirus llevó a un abandono masivo de estas mascotas. Muchos fueron más allá de abandonarlos: en las redes han aparecido numerosas imágenes de canes agonizando tras haber sido envenenados, expulsando espuma por la boca.

Perros envenenados en el Líbano. Animal Lebanon

Los perros de la India tampoco están en un buen momento, pero en este caso no se trata principalmente de la crueldad humana directa sino de la indiferencia. Estos animales están pasando una hambruna que está acabando con muchos de ellos, ya que una gran cantidad vive de comer la basura de restaurantes y tiendas de frutas y verduras, y estos están cerrados.

Estas son las consecuencias de la ignorancia, la desinformación y el miedo irracional ante una situación sin precedentes, azuzada por diversos medios digitales y mensajes en redes que han difundido información falsa sobre el virus y sus efectos en los perros. No falta una dosis de inhumanidad para terminar de condenar sin motivo a miles de mascotas en todo el mundo.

El ‘Financial Times’ pide reformas radicales como una renta mínima y más impuestos a los ricos

Vox manipula una foto de la Gran Vía madrileña y la llena de ataúdes para sembrar el pánico y criticar al Gobierno