Un pueblo alemán compra toda la cerveza disponible para evitar que unos neonazis se la beban

Además, 300 personas se manifestaron pacíficamente en contra de la celebración del nacimiento de Hitler

Los 2.500 vecinos que forman parte de la diminuta localidad alemana de Ostritz han acaparado todos los medios nacionales tras comprar toda la cerveza disponible en el pueblo para evitar que un grupo de neonazis se la beban.

Son más de 500 los ultras que se reúnen un fin de semana al año en Ostritz para celebrar el nacimiento de Adolf Hitler. Los vecinos, para demostrar su desacuerdo con esto, decidieron cortar por lo sano: más de un centenar de cajones de alcohol fueron adquiridos por los vecinos.

La Policía de la localidad ya había prohibido la venta de alcohol en el Festival Schild und Schwert, celebrado en un hotel de la ciudad y con una asistencia prevista de entre 500 y 600 neonazis. Llegaron a confiscar además 4.200 litros el viernes y otros 200 litros el sábado entre los asistentes.

Como medida extra, unas 300 personas se han manifestado pacíficamente en las calles de Ostritz en contra de esta celebración. El festival se celebra en esta localidad coincidiendo con el aniversario del nacimiento de Hitler, aun estando a 400 kilómetros de distancia del lugar originario del dictador.

Ciudadanos se deshace: el eurodiputado Javier Nart también dimite del partido

La polémica foto de los alumnos de un colegio del Opus haciendo el saludo fascista que ha indignado a las redes